Skip to content Skip to left sidebar Skip to footer

Palacio del Marquesado de Villanueva de la Sagra

Chapinería. Palacio del Marquesado de Villanueva de la Sagra.

No hay datos sobre su origen, por el estilo, podría ser de la primera mitad del S. XVII, a la vez que la Iglesia.

Fue construido como palacete de caza de los Marqueses de Villanueva de la Sagra, pero posteriormente se convirtió en su residencia habitual.

Su planta es cuadrada y tiene un patio lateral rectangular.

Los muros están formados por sillería de granito de la zona.

Cuenta con una portada de estilo renacentista: Puerta adintelada con dovelas y remate triangular.

Destaca el patio, bordeado por una galería con cubierta de madera y columnas toscanas de granito.

Inicialmente contaba con otros dos patios traseros, alrededor de los cuales se disponían edificios para caballerizas, cocheras, graneros, almacenes y habitaciones del servicio. La gran extensión de los terrenos incluía jardines y huertas.

Felipe IV solía visitar el palacio e iban a cacerías de osos que eran muy comunes en esa época.

Tuvo varios usos tras los herederos de los Marqueses.

Entre 1920-30 el Arzobispado de Madrid acondicionó el edificio principal como casa de recreo, siendo empleado por el obispo Doctor Prudencio Melo y sus sucesores como residencia estival. 

En la Guerra Civil, fue polvorín de armamento, depósito de municiones que hicieron estallar antes de abandonar el pueblo.

Posteriormente se utilizó como preventorio para niños de padres leprosos del Patronato del Niño Jesús del Remedio.

La efigie figura en el bajorrelieve del tímpano del portal, donde anteriormente se encontraba el escudo señorial.

Con el nuevo uso, construyeron instalaciones auxiliares como comedores, habitaciones… que cambiaron la configuración del jardín y la huerta.

Desde los años 60 fue entrando en un proceso de deterioro y abandono, hasta llegar a un estado ruinoso.

En 1990 fue incluido en el catálogo de bienes protegidos del municipio con protección integral y la Comunidad de Madrid inició una rehabilitación de las cubiertas.

En 1994 lo adquirió el Ayuntamiento, llevando a cabo un proceso de restauración hasta 2003. Hoy se destina a diferentes dependencias, destacando la Biblioteca Municipal.