Skip to content Skip to left sidebar Skip to footer

Historia, fiestas y tradiciones

HISTORIA

Los primeros restos hallados cerca del arroyo Los Pilancones corresponden a útiles paleolíticos (hachas y piedras talladas) que podrán haber pertenecido a cazadores de esa época.

Posteriores resultan ya los restos hallados de vasijas de barro y utensilios para moler de dos aldeas visigodas (S. VI) localizadas en el despoblado de Los Becerriles y La Ventilla.

Ya en 1950 se encontraron dos vasijas de barro, una de ellas, con una cruz rameada que parece ser del S. VII y dos piedras de moler, una de granito en forma de naveta usada para machacar cereales y, la otra, resto de un molino de mano del estilo de los romanos.

En la Biblioteca Municipal puede visitare de forma permanente una pequeña muestra de restos arqueológicos (romanos y visigodos) y la reproducción de una tumba visigoda cuyo original se localizad en la zona de Los Becerriles. 

No obstante, el origen del municipio data del siglo XIV, cuando los pastores buscaban zonas de pasto para sus rebaños y lugares para establecer majadas, siendo ya en el S. XV cuando estos pastores construyen caseríos sobre las antiguas majadas, constituyendo un “barrio” dependiente de Colmenar del Arroyo y perteneciente al Sexmo de Casarrubios que en 1627 se independizó de Segovia, separándose de Colmenar del Arroyo y en 1630 compró su privilegio de villazgo, obteniendo el título de Villa.

Inicialmente perteneció al Conde de Villafranca de Gaytán y luego a los Marqueses de Villanueva de la Sagra en el S. XVII, hasta que en 1833 pasó a formar parte de Madrid (partido judicial de Navalcarnero).

A principios del S. XX todavía mantenía actividades tradicionales como agricultura, ganadería, explotación forestal y, sobretodo, cantería.

Desde los años 80 la población se ve incrementada debido al establecimiento de trabajadores aumenta con trabajadores del extrarradio y las segundas residencias.

FIESTAS Y TRADICIONES

Fiestas patronales en honor a Nuestra Señora del Rosario.

Coincidiendo siempre con el primer domingo de octubre son de las más tardías de la Comunidad de Madrid. 

El programa de festejos cuenta con actos populares para todos los vecinos y visitantes que dan comienzo con el tradicional concurso de disfraces en sus distintas categorías. 

Como tradicionalmente ocurre es durante el fin de semana cuando nuestro municipio recibe la visita de quienes atraídos por la gran variedad de actos programados como son la música en directo de las orquesta y djs, fuegos artificiales, actividades culturales y deportivas, actos religiosos, el tradicional mercado de artesanía, las atracciones, tómbolas y demás puestos de venta, deciden compartir y formar parte de nuestras fiestas patronales.  

Destacan también entre la programación las actividades taurinas que se celebran siempre el lunes siguiente coincidiendo con su carácter de festivo local y que contribuyen al mantenimiento de la tradición taurina con el embarque de reses previo al encierro que tiene lugar durante la mañana  y que sirve de prólogo a la novillada local organizada anualmente en colaboración con las asociación local “Amigos del Toro”.  

El broche lo pone siempre la tradicional comida de confraternización que organizada por el Ayuntamiento en colaboración con la Asociación de Propietarios Dehesa Vecinal “Santo Ángel de la Guarda” trata de mantener el espíritu vecinal que desde antaño ha caracterizado nuestras fiestas. 

Fiestas patronales en honor al Santo Ángel de  a Guarda.

Estas celebraciones cuentan con un marcado carácter religioso y dan comienzo con el traslado el último domingo de febrero de la imagen del Santo Ángel de la Guarda desde su ermita hasta la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, donde permanece hasta la procesión que tiene lugar el domingo anterior al primer lunes del mes de marzo y que finaliza con el regreso de la imagen.  

Coincidiendo con la salida de la imagen para su regreso a la ermita en la Plaza del Palacio que se encuentra frente a la iglesia parroquial tiene lugar el baile de tradicional rondón que ha sido recuperado en los últimos años por la asociación de mujeres “Los Chapines” encargadas también de la confección y conservación de los tradicionales trajes populares. 

La llegada en procesión de la imagen del Santo Ángel marca la puja entre los vecinos para portar alguna de las tradiciones varas durante la entrada a su ermita donde permanecerá hasta el próximo año repartiéndose entre los asistentes panes previamente bendecidos por el párroco de la localidad.

La misa de difuntos que se celebra el primer lunes de marzo en el altar ubicado en el exterior de la ermita del Santo Ángel de la Guarda pone fin a las celebraciones que durante el fin de semana se desarrollan. 

Semana Santa.

Domingo de Ramos

Tras la celebración de los actos litúrgicos, desde la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción la escenificación de la procesión de los Apóstoles acompañando a Jesús realiza su recorrido hasta la Plaza de Eloy Gonzalo donde se procede a la bendición de las palmas y ramas de olivo que los vecinos recogen para colocar posteriormente en sus hogares. 

Finalizada la procesión de este Domingo de Ramos las calles del municipio se llenan del trasiego que supone la tradicional comida que tiene lugar en la Dehesa Vecinal, donde multitud de vecinos pasan un día de campo acompañados de amigos y familiares hasta que el sol se pone. 

Jueves Santo

Con la procesión de la Borriquilla en la que los niños con los protagonistas dan comienzo los numerosos actos y escenificaciones por parte de los vecinos de nuestro municipio. 

El lavatorio de pies a Cristo por parte del párroco y  la escenificación del prendimiento por parte de los miembros de la Hermandad de los Cuatro Pasos, se representa los pasajes desde la última cena hasta el prendimiento de Jesús en la localización que ofrecen los espacios ajardinados de la parte posterior del Palacio de la Sagra.  

Viernes Santo

Uno de los momentos más relevantes de las celebraciones es sin duda la escenificación del Vía Crucis a cargo de la Hermandad de los Cuatro Pasos y con la participación de los vecinos. 

Durante esta representación de la Pasión Viviente se recrean las diferentes etapas vividas por Jesús hasta su crucifixión y sepultura.

La noche de este viernes santo sirve de escenario a la Procesión del Silencio en la que, junto a la Virgen Dolorosa, el Nazareno con la Cruz, Cristo Crucificado y el Cristo Yacente, manolas y capuchinos recorren las calles del municipio mientras las saetas se dedican desde los balcones. 

Sábado Santo

Marcada por un sentir de recogimiento tiene lugar la Vigilia Pascual previa a la Misa de Resurrección.

Domingo de Resurrección

Tras la liturgia abandonan la iglesia la imagen de la Virgen Dolorosa y el Cristo Resucitado, realizando cada uno de ellos recorridos opuestos que culminan con su encuentro en la Plaza de la Constitución dónde la autoridades locales retiran el velo a la Virgen representando así la resurrección de Cristo. 

Todas las procesiones y escenificaciones que durante estos días están acompañadas por la Banda de Tambores y Cornetas de Chapinería que con sus marchas y pasos contribuyen a su solemnidad. 

Quintos.

A pesar de la desaparición del servicio militar, la festividad de “los quintos” se mantienen en nuestra localidad año tras año por parte de los jóvenes que al cumplir la mayoría de edad participan de la celebración que tiene lugar desde la tarde del 7 a la madrugada del 8 de diciembre, durante la que se reúnen para talar un ejemplar de álamo y colocarlo en la Plaza de la Constitución donde permanecerá hasta la hoguera de quintos del 31 de diciembre. 

Navidad.

Son los Quintos de ese año son los encargados de recorrer las casas pidiendo el aguinaldo que en origen utilizaban para hacer más llevadera su incorporación a filas. 

Además de los habituales actos religiosos navideños hay que destacar también la tradición conservada por parte de numerosos vecinos de tomar las uvas durante las doce campanadas que desde el reloj del Ayuntamiento marcan el comienzo del nuevo año. 

Con la última de esas campanadas se procede al prendido de la montaña de elementos vegetales que durante todo el día han ido siendo almacenados en la Plaza de la Constitución por parte de los quintos y todos aquellos vecinos que han pasado el día realizando su acopio y recogida en la Dehesa Vecinal durante la jornada de caza y la comida campera que se celebra a lo largo ese mismo 31 de diciembre. 

Ya en la tarde-noche del día 5 de enero tiene lugar la representación del Belén viviente en la Plaza de la Constitución que alcanza el momento más esperado por niños y mayores con la llegada de los Reyes Magos de Oriente que tras la cabalgata que recorre las calles del municipio, llegan al portal para entrega uno por uno, regalos a todos los niños empadronados en el municipio a aquellos que así se lo hayan pedido al “cartero real” que días antes visitó la localidad.